LGB141211P_00317-2

Naomi Y Delores /

“El día en que nos arrestaron nos sentimos humilladas, acusadas erróneamente de ser travestis ya que la Ley de Camerún condena la practica de la homosexualidad en el acto. Nos maltrataron, nos insultaron, nos acusaron de ser brujas y nos sentenciaron a cinco años de prisión; ese día nos sentimos rechazadas por nuestra familia, pero por la gracia de Dios nos absolvieron. La lección que aprendimos de nuestra experiencia en la cárcel es: Conoce tus derechos, tu sufirmiento y sé precavido”.

Share this story:Share on FacebookTweet about this on Twittershare on TumblrEmail to someone